La voluntad política no se hace solo

La voluntad política es un fenómeno compartido, la medida de una cultura de entrega recíproca y fe en la colaboración. Se dice que la voluntad política está cuando “ha llegado el momento”. No es para los políticos crear la voluntad política; es para ellos responder a la voluntad política creada por la llamada moral de la ciudadanía.

Citizens’ Climate Lobby (CCL), o Ciudadanos por un Clima Vivible, existe para potenciar al ciudadano medio en el labor cívico de crear voluntad política para acción climática responsable.


El dilema del ciudadano

El ciudadano medio vive una crisis: en casi todo el mundo, se hace fácil pensar que un ciudadano, o un grupo íntimo de ciudadanos, no puede efectuar ningún cambio en el sistema. El problema es realmente varios a la vez:

  1. el lugar común del cinismo político sugiere que nos veamos sin ninguna capacidad de mejorar las condiciones;
  2. la cultura de la falsa crítica sugiere que sería mejor no desear nada mejor, y así no correr el riesgo de fracasar;
  3. nos acostumbramos a ver que la gente no hace el esfuerzo de tomar las riendas del proceso político;
  4. nos acostumbramos a una situación en la que los políticos ven que la gente no hace el esfuerzo…

Se hace, entonces, necesario distinguir entre la fábula cínica que dicta que no vale la pena y la realidad humana en la que los seres humanos que nos representan necesitan nuestra participación, para que puedan representarnos.

No se gana nada cediendo el poder del ciudadano al cinismo barato.

Leer más sobre el Liderazgo desde los márgenes →


El trabajo de cada uno

Tal vez la experiencia política más común es esa sensación de que en momentos de dificultad estamos solos ante La Política—esa bestia que devora esperanzas sin misericordia ni razón.

El trabajo de ser ciudadano es responsabilidad de todos, pero es a la vez un trabajo de cada uno. Cada uno tenemos nuestra propia manera de pensar, de entender, de luchar, y de resolver problemas. El trabajo de hacer voluntad política para los esfuerzos éticos y los buenos resultados requiere que conectemos nuestras perspectivas únicas y personales con la conciencia cotidiana de los que intenten ser representantes de nuestro interés en la política.

El trabajo de ser ciudadano íntegro es relacionarnos en un nivel humano con nuestros líderes y con los mecanismos de su expresión política.


Apúntate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s