Agua potable, Desestabilidad climática, Earth Policy Institute, Suministro alimenticio
Dejar un comentario

Mudar fuentes de proteína

DEL LIBRO ‘OUTGROWING THE EARTH’, CAP. 3, “MOVING UP THE FOOD CHAIN EFFICIENTLY”
Lester R. Brown

La última mitad de siglo ha visto un cambio dramático en la composición de la producción mundial de la carne. Entre 1950 y 1978, la carne de vaca y el cerdo competían por el terreno de pasto disponible. (Véase Figura 3-2.) Entonces cambió el consumo mundial de carne cuando en 1978 China adoptó reformas económicas que aumentaron dramáticamente la producción de carne de cerdo, haciendo que superara por mucho la producción mundial de carne de vaca.

Para no malgastar, las familias chinas de aldea conservan la tradición de mantener un cerdo, que come todos los restos de mesa de la familia. Cuando llega a la madurez, el cerdo se mata y se come. En su lugar, se adopta otro cerdo pequeño y recién destetado. Hasta hoy en día, el 80% de la producción china de carne de cerdo se produce en el ámbito familiar.

Debido al clamor de una población de 1,3 mil millones de personas por más cerdo, la producción china subió desde 9 millones de toneladas en 1978, año de las reformas económicas, hasta unos 46 millones en 2003. La producción de carne de cerdo en Estados Unidos sólo subió desde 6 millones de toneladas a unos 9 millones en el mismo periodo, y el consumo per cápita de cerdo en China ya superó el de Estados Unidos. Una cifra tal vez más impresionante: la mitad de toda la carne de cerdo del mundo ahora se consume en China.

En 1950, cuando la carne de vaca y la de cerdo dominaban el mercado mundial de carne, la producción mundial de pollo era bastante más baja, al nivel del cordero. Desde la mitad del siglo XX hacia el presente, la producción de carne de aves de corral se aceleró, hasta que en 1996 superó la producción de carne de vaca. Avances en la eficacia de la producción de pollo ha hecho bajar el precio hasta tal punto que sea rentable para cada vez más gente. Debido a su precio relativamente barato, es ahora la carne de consumo cotidiano en Estados Unidos, donde hace 50 años era algo especial, una comida sólo para los domingos.

Debido al pasto excesivo extendido, nuevos aumentos en la producción de carne de vaca tienen que basarse en dejar más animales durante más tiempo en centros alimentarios. Así que la composición de nuestra dieta cambia según los niveles altamente variables de eficacia con que los aves de corral, el ganado, y cada vez más, los peces de cultivo, convierten cereales en proteínas.

En un centro alimentario, el toro necesita 7 kilogramos de cereales por cada kilo más de peso; el cerdo necesita 3,5 kilos por cada kilo más de peso, y el pollo 2 kilos de cereales por cada kilo de peso que añade. Para el siluro de Estados Unidos y las carpas de China y de India, aumentar el peso 1 kilo sólo requiere entre 1 y 2 kilos de cereales.

Tabla 3-1. Crecimiento anual en producción mundial de proteínas animales, por fuente, 1990-2003
Fuente
1990 (millones toneladas)
2003 (millones toneladas)
Crecimiento anual (%)
Carne de vaca
53
59
0,8
Carne de cerdo
70
96
2,5
Cordero
10
12
1,6
Aves de corral
41
76
4,9
Huevos
38
61
3,7
Pesca oceánica
85
93*
0,8
Piscicultura
13
40*
9,7
*Cifras del 2002 — Fuente: Apunte 13

Entre 1990 y 2003, el crecimiento en la producción de carne de vaca mantuvo un promedio de menos del 1% al año. La producción de carne de cerdo creció por un promedio de 2,5% al año, la de huevos de gallina por un promedio de 4% y la del pollo por 5%. Con el máximo actual de eficacia en la conversión de cereales en proteína, la producción piscicultural ha crecido casi 10% al año desde 13 millones de toneladas en 1990, hasta casi 40 millones en 2002. (Tabla 3-1.)

Históricamente, cuando suben las rentas, haciendo que suba la demanda por el pescado, la sociedad vuelve al mar. Por ejemplo, mientras subía la presión demográfica, hace un siglo, Japón tenía que dedicar casi todo su terreno de cultivo al arroz, sin dejar casi nada para la producción del ganado y de aves de corral. Por eso, el país comenzó a depender del pescado para proteínas animales y ahora consume 10 millones de toneladas al año.

Pero como ahora las zonas de pesca oceánica se explotan al límite, hay menos oportunidad para los países que ahora comienzan a desarrollar el consumo de proteínas animales de aprovecharse de la pesca de tal manera. Por ejemplo, si China consumiera el nivel de pescado oceánico que consume Japón, necesitaría una pesca total de 100 millones de toneladas —más que la pesca mundial actual.

Así que China, aunque figure entre los líderes de la pesca oceánica, con 16 millones de toneladas pescadas, ha recurrido a la piscicultura para abastecer la mayor parte de su creciente demanda por el pescado, y lidera la transición a la era de la piscicultura. Su producción piscicultural, principalmente de carpa y mariscos, es de 28 millones de toneladas. Con la subida de rentas entre los concentradas poblaciones de Asia, otros países han seguido el ejemplo de China, entre ellos Viet Nam, Tailandia, e India. Viet Nam, por ejemplo, formuló en 2001 un plan de dedicar 700.000 de la delta del río Mekong a la piscicultura, poniéndose la meta de producir 1,7 millones de toneladas de pescado y de gambas para el 2005. En 2004, estaba en camino superar la meta.

Al pasar los últimos 15 años, la piscicultura se ha convertido en una fuente principal de proteína animal. Potenciada por la gran eficacia con la que las especies omnívoras —como la carpa, la tilapia y el siluro— convierten cereales en proteína, la producción casi triplificó entre el 1990 y el 2002. Probablemente superará la producción mundial de carne de vaca de aquí al 2010.

Mientras ha crecido el consumo mundial de la proteína animal, la parte de la cosecha cereal mundial dedicada a la alimentación de animales se ha mantenido en un 37% durante 2 décadas. De los 3 cereales principales —arroz, trigo y maíz—, que constituyen casi el 90% de la cosecha mundial, el arroz se cultiva casi exclusivamente para comer. El trigo es principalmente alimento para el ser humano, pero la sexta parte de la cosecha se dedica a alimentar el ganado y los aves de corral.

En contraste, la enorme cosecha global de maíz se dedica principalmente a alimentar animales. Durante los últimos años, la eficacia de la conversión de cereales en proteína ha mejorado con las proteínas suplementarias como la soja. Estos suplementos han logrado estabilizar el porcentaje de la cosecha cereal que tiene que dedicarse a alimentar animales carniceros, aunque siga creciendo el consumo per cápita de carne, leche y huevos.

[…] Hasta 1978, el consumo de carne en China era bastante baja, constado mayoritariamente de la carne de cerdo. Desde entonces, el consumo de carne de cerdo, de vaca, de aves de corral y del cordero, ha subido. En el 2003, la población china consumió 71 millones de toneladas de carne, casi el doble del consumo estadounidense. China ha superado definitivamente el coonsumo de Estados Unidos, durante mucho tiempo el primer consumidor mundial de carnes. (Véase Figura 3–6.)

Mientras suban las rentas de otros países en desarrollo, la gente querrá también aumentar su consumo de proteínas animales. Tomar en cuenta la presión que impondrá a los recursos terrenales y de regadío, junto a la demanda más tradicional que traerá la expansión demográfica, nos dará mejor idea de las presiones futuras sobre la tierra. Si el abastecimiento cereal mundial se estreche en los próximos años, se hará más visible la competencia por este recurso básico entre los que gozan de una posición más alta en la cadena alimentaria y los de posición más baja, y podría convertirse en fuente de tensión entre clases y entre sociedades.

Adaptado del capítulo 3 de Lester R. Brown,
Outgrowing the Earth: The Food Security Challenge in an Age of
Falling Water Tables and Rising Temperatures
(New York: W.W. Norton & Company, 2005)

Primera publicación en línea (inglés):
http://www.earth-policy.org/Books/Out/Ote3_3.htm
Reproducido en traducción con permiso del Earth Policy Institute
Copyright © 2004 Earth Policy Institute
Traducción para Sentido: Joseph Robertson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s