Cero emisiones, Desestabilidad climática, Earth Policy Institute, Futuro global, Suministro alimenticio
Dejar un comentario

China se acerca a Estados Unidos como primer consumidor mundial

Lester R. Brown

Aunque Estados Unidos ha consumido durante décadas la parte más grande de los recursos mundiales, la situación se está cambiando con rapidez, según los grandes pasos que da la economía china hacia adelante, superando Estados Unidos en el consumo de un recurso tras otro.

Entre los cinco recursos básicos de alimentación, energía e industria —cereales y carne, petróleo, carbón, y acero— el consumo de la China ya ha eclipsado el de Estados Unidos, menos el del petróleo. China ha tomado gran ventaja en uso de cereales, consumiendo 382 millones de toneladas, contra los 278 millones de toneladas que consumió Estados Unidos el año pasado. Entre los tres grandes cereales, el país más poblado del mundo es también el primero en consumo de trigo y de arroz, cediendo la ventaja a Estados Unidos sólo en el uso del maíz.

Aunque sea un elemento definitivo de la vida estadounidense el comer hamburguesas, el consumo chino de 64 toneladas de carne en 2004 ha superado ya por mucho las 38 toneladas consumidas en Estados Unidos. Mientras el consumo estadounidense de carne se distribuye más o menos igualmente entre ternera, cerdo y aves de corral, en la China domina definitivamente el cerdo. De hecho, la mitad de todos los cerdos del mundo se encuentran en la China.

En cuanto al acero, señal clave del desarrollo industrial, China ha aumentado su consumo de forma impresionante y ahora está a un nivel de más de dos veces el consumo de Estados Unidos: 258 millones de toneladas contra 104 millones de toneladas cada uno en 2003. Con la urbanización de la población china y el comienzo de la fase constructora del desarrollo económico, que ha traído la construcción de miles de fábricas y bloques de apartamentos y de despachos rascacielos, el consumo del acero ha aumentado hasta niveles que no se han visto en ningún otro país. ( Véase los datos: http://www.earth-policy.org/Updates/Update45_data.htm )

Respecto al consumo del petróleo, Estados Unidos sigue como líder global establecido, su consumo el triple del de China—unos 20,4 millones de barriles por día, comparado con los 6,5 millones de barriles, en el 2004. Pero mientras subía el uso del petróleo en Estados Unidos por un 15 por ciento entre 1994 y 2004, el uso del nuevo gigante industrial llegó a duplicarse, y más. Eclipsando ya a Japón, ahora la China consume más petróleo que todos los países menos Estados Unidos.

Fijarse en el uso de energía en China también significa mirar bien el carbón, que abastece casi dos tercios de su demanda enérgica. En esto, el consumo chino de 800 millones de toneladas fácilmente supera las 574 millones de toneladas quemadas por Estados Unidos. Su uso del carbón superando tanto al de Estados Unidos, y su consumo del petróleo y del gas natural aumentando con rapidez, sólo es cuestión de tiempo el asumir China el título de primer emisor mundial del carbón. Pronto tendrá el mundo dos grandes perturbadores climáticos.

Además del acero, China también es el líder en el uso de otros metales, como el aluminio y el cobre. No sólo ha superado a Estados Unidos en el uso de estos materiales, sino que también incrementa la diferencia, dejando a Estados Unidos en un segundo lugar bastante lejano.

China dobla el uso estadounidense de otra materia clave, los fertilizantes —principalmente nitratos y potash—, usando 41,2 millones de toneladas contra las 19,2 millones de Estados Unidos en 2004. China es ya por mucho el líder mundial en el uso de nutrientes para alimentar la cosecha agrícola.

La economía consumista china ha visto grandes subidas en la venta de casi todos los productos, desde aparatos electrónicos hasta los automóviles. Este crecimiento explosivo se ve más fácilmente que en ningún otro sector en la venta de aparatos electrónicos. En 1996, China gozaba de 7 millones de teléfonos móviles, y Estados Unidos 44 millones. Al llegar el año 2003, China ya había subido increíblemente a unos 269 millones de móviles, comparados con los 159 millones de Estados Unidos. En efecto, China está pasando de la fase de desarrollo comunicativo en la que prevalecen los teléfonos fijos, entregándose directamente al teléfono móvil.

También coge fuerza el uso del ordenador personal en China. Tras un comienzo lento, el número de ordenadores personales ha saltado a unos 36 millones en 2003, comparados con 190 millones en Estados Unidos. Como el número de ordenadores se está doblando cada 28 meses, pronto la China, país de 1,3 mil millones de habitantes, superará a Estados Unidos, con población de 297 millones.

Hace ya tiempo que China se adelantado a Estados Unidos en aparatos domésticos, como la televisión y el frigorífico. Al entrar el año 2000, por ejemplo, las 374 millones de televisiones que había en China ya superaban por mucho a las 243 millones de Estados Unidos. La producción china del frigorífico, el aparato doméstico más caro, superó la de Estados Unidos en el año 2000.

Entre los productos consumidores principales, China va detrás de Estados Unidos sólo en automóviles. Al entrar 2003, tenía 24 millones de automóviles, apenas el 10 por ciento de los 226 millones que corren por las carreteras estadounidenses. Sin embargo, con un crecimiento de 100 por ciento en sólo dos años, la flota china se aumenta rápidamente.

Pero la carrera no se decide todavía. Con ingresos anuales per cápita de $5.300, sólo la séptima parte de los $38.000 medianos de Estados Unidos, la China tendrá que correr mucho más terreno para llegar al nivel per cápita de consumo que hay en Estados Unidos. Por ejemplo, a pesar de la gran ventaja total china de consumo de carne, el consumo per cápita sólo llega a 49 kilogramos (108 libras), comparados con 127 kilogramos (279 libras) en Estados Unidos. Mientras suben los sueldos chinos a una velocidad récord mundial, su consumo de alimentos, energía, recursos crudos y productos comerciales también van subiendo.

En este momento, China importa grandes cantidades de cereales, de soja, de hierro, aluminio, cobre, platino, fosfatos, potash, petróleo y gas natural, productos silvestres de leña y papel, y el algodón necesario para abastecer una industria textil que domina el mercado mundial. Estas importaciones masivas han instalado a China en el centro del mercado mundial de recursos crudos. Su apetito voraz por estos materiales no sólo estimula una subida en los precios de mercancías sino también los gastos de envío por mar.

La necesidad que tiene este nuevo gigante industrial por recursos crudos y energía está definiendo su política exterior y su planificación en términos de seguridad. Relaciones estratégicas con países ricos en recursos como Brasil, Kazakhstan, Rusia, Indonesia y Australia, se orientan hacia contratos de largo plazo para abastecer la demanda china en petróleo, gas natural, hierro, bauxite y leña. Estos lazos estratégicos que ahora forma la China se ven como contrapeso bienvenido a la influencia estadounidense en países como el Brasil.

El eclipse chino de Estados Unidos como primer consumidor mundial debería verse como otro paso clave en su evolución hacia el estatus de líder mundial económico. Sus ahorros domésticos récord y un superávit comercial con Estados Unidos son sólo dos de las pruebas visibles de su fuerza económica. Ahora es la China, además de Japón, que está comprando los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que posiblitan para Estados Unidos el déficit fiscal más grande de la historia.

Estados Unidos, nación endeudada líder del mundo, ahora depende extensamente del capital chino para mantener una déuda en expansión rápida. Si la China decide en algún momento invertir su superávit capital en otra cosa, o en proyectos e inversiones interiores o en el desarrollo del petróleo, gas natural, y recursos minerales en otra región del planeta, la economía estadounidense sufrirá una crisis.

China ya no es sólo un país en desarrollo. Es un superpoder económico emergente, que está haciendo historia económica. Si el último siglo ha sido el de América, éste podrá ser el de la China.

Reproducido en traducción con permiso del Earth Policy Institute
Copyright © 2005 Earth Policy Institute

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s