Desestabilidad climática, Earth Policy Institute, La pobreza, Suministro alimenticio
Dejar un comentario

El mundo se enfrenta con el cuarto año seguido de déficit en la cosecha cereal

PRECIOS DE ARROZ Y DE TRIGO SUBEN
Lester R. Brown

La cosecha cereal mundial para este año es 93 millones de toneladas menos del consumo, reduciendo reservas cereales mundiales a su nivel más bajo de los últimos 30 años. Mientras las temperaturas que suben y los niveles de agua que caen frustran los esfuerzos de los agricultores de mejorar su producción, los precios del trigo y del arroz suben.

Por primera vez, la cosecha cereal ha sido menos del consumo durante cuatro años seguidos. El déficit de 2000 fue humilde: 16 millones de toneladas; en 2001: 27 millones de toneladas; y en 2002, quebrantando el déficit récord: 96 millones de toneladas. En el informe del once de septiembre, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) relató que la cosecha disminuida de este año de sólo 1.818 millones de toneladas es menos del consumo calculado de 1.911 millones de toneladas, por un márgen casi récord de 93 millones de toneladas. (Véase los datos: http://www.earth-policy.org/Updates/Update28_data.htm)

Los líderes agrícolas ahora dependen de la cosecha del año que viene con dedos cruzados. Si el 2004 trae otro déficit grande comparable al de este año o del 2002, podría haber un cáos en el mercado cereal mundial a estas alturas del año entrante, cuando más de 100 países importadores de cereales compiten por provisiones exportables escasas.

Las temperaturas más altas frustran los esfuerzos de los agricultores de aumentar la producción alimentaria. La temperatura mediana de la Tierra ha estado subiendo desde finales de los 1970, con los tres años más cálidos que jamás se han notado ocurriendo dentro de los últimos cinco. Mientras sigan subiendo las temperaturas, las cosechas comenzarán a caer.

El año pasado, India y Estados Unidos sufrieron reducciones agudas de su cosecha, gracias a las temperaturas récord y la sequía. Este año, Europa padeció lo peor de las temperaturas subidas. Un calor récord hacia finales del verano quemó las cosechas desde Reino Unido y Francia al oeste hasta Ucrania al este. El precio del pan está subiendo en varios países de la región.

Tras varios años de cosechas marchitadas por el calor, los científicos ahora comienzan a enfocarse en el efecto preciso de la temperatura en la producción de la cosecha. Investigación nueva de unos ecólogos de cosecha con el Instituto Internacional de Investigación del Arroz y con el Servicio de Investigación Agrícola de la USDA muestra un consenso de que una temperatura de un grado Celsius (1,8 grados Farenheit) más de lo ideal, durante la temporada de cultivo, trae una reducción de 10 por ciento de la cosecha cereal.

¿Cuánto van a subir las temperaturas de la Tierra? El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)-con unos 1.500 de los científicos climáticos más importantes-proyecciona una subida de entre 1,4 y 5,8 grados Celsius (2,5-10,4 grados Fahrenheit) durante este siglo, si las emisiones carbónicas siguen aumentándose. Los agricultores que ahora trabajan la tierra se enfrentan con la expectativa de temperaturas más altas que cualquier cualquier otra generación desde el principio de la agricultura.

Aunque las proyecciones del IPCC se presentan como promedios globales, la subida de temperaturas será geográficamente desigual. Se calcula que la subida de temperatura será mucho más grande sobre la tierra que sobre el océano, en latitudes más altas que en las regiones ecuatoriales, y en el interior de los continentes que en las regiones costeras. Las latitudes más altas y los interiores continentales donde se proyecciona la subida más grande de temperatura describe bien la llamada “cesta de pan” de Norte América-los Grandes Llanos de Estados Unidos y de Canadá la “cintura de maíz” estadounidense.

Esta generación de agricultores es también la primera que se enfrenta con una agotación extendida de acuíferos, gracias en parte al uso de bombas potentes eléctricas o de diesel, que sólo se han hecho muy comunes durante las últimas décadas. Las expectativas para los tres grandes productores de cereales-China, India y Estados Unidos, que forman casi la mitad de la cosecha cereal mundial-muestra las consecuencias posibles de futuras escaseces de agua.

Bajo el Llano Norteño de China, que produce la mitad del trigo de China y una tercera parte de su maíz, los niveles de agua bajo tierra están cayendo 3 metros por año. Un estudio del Banco Mundial de la situación con el agua en China dice, “Las señales particulares sugieren que pozos profundos (taladrados) alrededor de Beijing ahora tienen que alcanzar 1.000 metros (más de media milla) para tocar agua dulce, aumentando dramáticamente el costo de abastecimiento.” Con lenguaje extraordinariamente fuerte por un informe del Banco, anticipa “consecuencias catastróficas para las generaciones futuras” si no se equilibran rápidamente el uso y la provisión de agua.

En India, los niveles de agua subterránea están cayendo en la mayoría del país. Como resultado, miles de pozos se secan cada año. El USDA informa que los nivels de agua subterránea han bajado por más de 100 pies (30 metros) en partes de Texas, Oklahoma y Kansas. La provisión de agua es aún más estrecha en California.

La sobreextracción para el regadío es una manera de satisfacer hoy la demanda creciente por alimentos que casi garantiza una reducción futura de la producción de alimentos, cuando el acuífero se agote. Para unos cuantos países, el día de juicio en cuanto al agotamiento de los acuíferos ha llegado ya. Para muchos más, ese día se acerca.

Durante los últimos cuatro años, los agricultores del mundo se han atrasado más y más comparado con la demanda creciente por cereales. Ahora por lo menos hay que preguntarnos: ¿se borran las influencias positivas para la producción-como avances tecnológicos y la inversión de fondos en el mejoramiento de la tierra-con el daño hecho por las influencias negativas-como la erosión de la tierra, el agotamiento de acuíferos y las temperaturas elevadas?

Como no ha habido ninguna expansión en la producción cereal mundial durante ocho años, la respuesta a esa pregunta podría ser afirmativa. En tal caso, tendremos que actuar rápidamente para estabilizar la población, aumentar productividad hidrológica, y estabilizar el clima. Si futuras escaseces cereales traen subidas dramáticas de precio, podrían destabilizar gobiernos en países importadores de cereales y de bajos ingresos, desbaratando el progreso económico global. La seguridad alimentaria podría hacerse rápidamente el asunto principal de seguridad.

Proviniendo la mayoría de los 3 mil millones de personas que añadiremos a la población mundial antes de 2050, de países donde los pozos ya se secan, es urgentemente necesario estabilizar la población lo antes posible. Unos 34 países ya han estabilizado su población. Es la hora de hacerlo ya para los demás 150 países.

Mientras se expanden las escaseces de agua, necesitamos un esfuerzo global coordinado de mejorar la productividad hidrológica, un esfuerzo parecido al esfuerzo tan exitoso de aumentar la producitividad terrenal que se inició hace medio siglo y que desde entonces casi ha triplicado la cosecha cereal mundial.

Mientras temperaturas elevadas reducen cosechas, hay que tomar en serio la necesidad de estabilizar el clima, e ir mucho más allá de la meta global-fijada por el Protocolo de Kyoto-de cortar por 5 por ciento las emisiones carbónicas antes del 2012. Reducir el uso de combustibles de fósil es la clave para estabilizar el clima. Es quizás un comentario sobre lo complejos que son nuestros tiempos que las decisiones tomadas por ministrerios de energía podrían tener más efecto en cuanto a la seguridad alimentaria que las tomadas por ministerios de agricultura.

La seguridad alimentaria futura podría depender no sólo de una población estable, una productividad hidrológica elevada y un clima estable, sino de hacer todas estas cosas a una velocidad del momento de guerra. Un plan detallado de cómo hacerlo se presenta en el libro nuevo, PLAN B: RESCUING A PLANET UNDER STRESS AND A CIVILIZATION IN TROUBLE (disponible gratis en formato PDF: http://www.earth-policy.org/Books/index.htm).

Publicación inicial (inglés): 17 septiembre 2003
(http://www.earth-policy.org/Updates/Update28.htm)
Reproducido en traducción con permiso del Earth Policy Institute
Copyright © 2003 Earth Policy Institute
Traducción al castellano: Joseph Robertson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s